• 8a.jpg
  • 3.jpg
  • 6.jpg
  • 5.jpg
  • 9b.jpg
  • 1.jpg
  • 11.jpg
  • 2.jpg
  • 7.jpg
  • 4.jpg
  • 10.jpg

Siguenos en

logo_facebook

logo_twitter

logo_youtube

Instagram

Carteles Anunciadores

Revista Espinas

PINCHE AQUI    

Calendario de Eventos

Último mes Abril 2017 Mes siguiente
L M X J V S D
week 13 1 2
week 14 3 4 5 6 7 8 9
week 15 10 11 12 13 14 15 16
week 16 17 18 19 20 21 22 23
week 17 24 25 26 27 28 29 30
 

Virgen del Primer Dolor

Según las Ordenanzas de 1766 la Virgen era una de las tres imágenes que poseía la Cofradía, junto con Jesús y el Niño Jesús.

Tras la reorganización de la Cofradía y después de la restauración de Jesús Nazareno, en 1941 se adquiere la imagen de la Virgen obra de D. José Rabasa Pérez. En 1989 se restaura la imagen de la Virgen, no resultando ésta satisfactoria, se encarga la actual imagen de la Virgen del Primer Dolor obra de D. Luis Álvarez Duarte en 1990, talla realizada en madera de caoba y el resto en cedro del Canadá.

La actual imagen fue bendecida por nuestro paisano y sacerdote D. Joaquín Moreno-Chocano Simal, durante el Septenario del año 1990.

Hasta el año 1969 la Virgen desfilo en las antiguas andas de Jesús realizadas por D. Jerónimo Lerga. El actual trono de la Virgen es de características similares al de Ntro. Padre Jesús Nazareno, también realizado por D. Faustino Sanz Herranz en el año 1976.

Todos los bajorrelieves del trono realizados en madera de nogal, representan pasajes de la vida de la Virgen, a los dos lados de la Virgen se sitúan dos ángeles también en talla y madera de nogal.

La corona que luce la Virgen en la procesión del Viernes Santo es obra de la Casa Sobrinos de Pérez en el año 1991, realizada en plata de ley sobredorada con oro de 18 quilates, siendo diseñada por el hermano D. Francisco Javier García Simal.

Luis Álvarez Duarte nace en Sevilla el 22 de Mayo de 1949. Su formación artística fue netamente sevillana en la Escuela de Arte y Oficio y en los talleres de los imagineros sobre todo de Francisco Buiza.

Su vocación artística, extraordinariamente precoz, arranca desde niño, cuando comienza a dibujar las ilustraciones de tebeos, y modela figurillas de Vírgenes Dolorosas en barro cocido, destinadas a procesiones infantiles de la Cruz de Mayo. En cierta ocasión que acompaña a su madre al mercado de la Encarnación, sus ojos "descubren" un taller de imaginería que marcará su futura orientación profesional: el de Francisco Buiza Fernández.

Aunque Luis Álvarez Duarte inicia su periplo por la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Sevilla, paradójicamente no llega a matricularse y, en consecuencia no cursa de manera oficial, la asignatura de Modelado. Tampoco se vincula a talleres específicos, si bien colabora, circunstancialmente, en los obradores de Francisco Buiza, Antonio Eslava y Rafael Barbero Medina, barriendo virutas, haciendo recados y, sobre todo, observando los secretos de la talla en madera. Su administración por el oficio le induce a formar una colección de cabos de gubia de los maestros imagineros de la generación anterior.

De esta manera, efectúa entre 1980-1984 cinco viajes a Italia, más o menos prolongados, durante los cuales tendrá ocasión de disfrutar de una estancia en la Escuela de Restauración de Florencia y contemplar de cerca las creaciones de los maestros del Renacimiento y el Barroco, especialmente Bernini.

Su tenaz conciencia autodidacta le impide adscribirse a la imitación de artífices concretos, dejando plasmada sus inquietudes individualistas en el trabajo de la arcilla. En este sentido, es de destacar el interés de Álvarez Duarte por reconducir el rumbo de su producción hacia otras facetas creacionales de temática profana, que le han impulsado a embarcarse, en la difícil aventura de la estatuaria fundida en bronce (Retrato de miembros de la Familia Real española), como en el modelado de encantadores grupos de figuras de barro cocido.

La consagración definitiva de Luis Álvarez Duarte vendrá, de nuevo, movida por los hilos del destino. El 26 de febrero de 1973 el incendio de la Capilla de la Hermandad del Cachorro, destruye la Virgen del Patrocinio, atribuida al escultor Cristóbal Ramos. Teniendo de plazo solo mes y medio, el joven se compromete a realizar una Dolorosa que, en teoría, reproduciría las facciones de la primitiva. El escepticismo y la desconfianza cunden entre los componentes de la Mesa de Gobierno de la corporación, ante lo que consideran todo un "atrevimiento" por parte de un novel. Las dudas se despejan en abril del mismo año, cuando la "nueva" Virgen del Patrocinio causa la sorpresa y la admiración de los círculos artísticos y cofradieros hispalenses por su dulzura expresiva su impecable modelado, sus aporcelanadas carnaciones y su esplendente belleza.

En el año 2015, se celebró el XXV Aniversario de la llegada a Daimiel de la Virgen del Primer Dolor obra de D. Luis Álvarez Duarte, culminando diversos actos en su honor, y con este motivo estrenó nueva corona que lució en la procesión del Viernes Santo de ese mismo año. La nueva Corona fue creada en Orfebrería Andaluza, bajo diseño de los hermanos Manuel y Joaquín de los Ríos.

 

GALERÍA DE IMÁGENES: VIRGEN DEL PRIMER DOLOR


 
 
 
 
 

Invermass Comunicacion S.L. designed by alvaro