La celebración del Cuerpo y Sangre de Cristo es la festividad por excelencia del símbolo Cristiano, de toda la feligresía y así lo expresa Daimiel en este día tan señalado, la sagrada forma preside una procesión en la que Cristo sale a las calles en forma de Eucaristía. Dicha festividad se conmemora el jueves posterior a la Solemnidad de la Santísima Trinidad, si bien en Daimiel se celebra el Domingo posterior a dicho Jueves y desde bien temprano cantidad de hermandades, cofradías y asociaciones se afanan en engalanar un recorrido extenso donde pendones alusivos a tal festividad, flores y mantos se encargan de ornamentar dicho recorrido ante el paso del Santísimo.

Desde hace algunos años la cofradía del Stmo. Cristo del Consuelo es la encargada de coordinar una ruta de altares realizada por todas las cofradías y hermandades que así deseen participar, nuestra cofradía confecciona tradicionalmente una alfombra de serrín tintado y un altar en la confluencia de la Calle Virgen de las Cruces con Pza. de Sta. María donde el centro principal es el Cuerpo y Sangre de Cristo acompañado por motivos religiosos, ornamentos florales, candelaria y patrimonio artístico e histórico de la Cofradía, todo ello se dispone con el objetivo de ensalzar aun más si cabe el paso de Jesús Sacramentado. 

Desde tiempo inmemorial, en la Procesión Eucarística nuestra Cofradía estará representada por el hermano mayor y dos miembros de la junta directiva, estandarte, bandera de la misma y por la Imagen del Niño Jesús, el cual procesiona bajo trono restaurado específicamente para esta ocasión, siendo portado por hermanos que les corresponde por riguroso orden de antigüedad como así marcan nuestras ordenanzas; 

Artículo 7. En la tradicional procesión del Santísimo Corpus Christi, que se celebra en esta ciudad, la Cofradía estará representada por la imagen del Niño Jesús, Estandarte, Bandera, Hermano Mayor y otros dos miembros de la Junta Directiva; los tres últimos con cetro, y cuantos cofrades deseen acompañar al Santísimo Sacramento. Todos los cofrades a los que por riguroso orden de antigüedad les corresponda alzar del Niño Jesús, así como el resto que compongan la representación, lucirán la medalla de la Cofradía.

Todo lo anteriormente expuesto hace que dicha festividad sea un día de confraternización y HERMANDAD en mayúsculas, celebrando todo el pueblo de Daimiel en unidad la festividad más importante para un Cristiano.

GALERÍA DE IMÁGENES

ENVIAR